Decorar iluminando: velas tradicionales y neo-velas

Aunque tras el descubrimiento de la luz eléctrica podrían haber desaparecido, las velas han seguido siendo usadas hasta la actualidad por su gran capacidad para crear ambiente. El efecto estético y psicólogico de un ambiente iluminado por velas aporta intimidad, sensualidad, calidez, etc. Ese toque tan especial no debe faltar en tu hogar. Existen modelos de velas en el mercado de todas los colores (lisas, en combinación o estampados), las formas (desde los cirios clásicos hasta figuras de anime), tamaños (desde un par de centímetros a las mayores de un metro), duraciones (desde una hora hasta días) y funciones (antitabaco, aromáticas, esotéricas).

Asimismo puedes encontrar candelabros y soportes de todo tipo, que podrás encajar en el estilo decorativo de tu vivienda. Los materiales van desde el cristal hasta la forja. Has de saber adecuar el modelo de vela y candelabro con la estancia y el lugar donde vayas a colocarla. En el cuarto de baño, causan un efecto muy relajante al darte un baño y quedan muy bien como objeto decorativo, pero has de elegir un soporte adecuado. Recuerda que debes contar con su versatilidad y seguridad, ya que es posible que te apetezca mover la luz de la mesa del comedor a la habitación, por ejemplo.

Velas sin fuego por inducción

Las nuevas tecnologías te traen de la mano de Philips el modelo de vela Imageo. Esta vela imita perfectamente a las tradicionales (parpadea) y la podrás utilizar en interiores y al aire libre. La luz parpadea como la de las velas tradicionales y como toque mágico, para apagarla y encenderla no posee ningún interruptor sino que se agita. Se carga durante diez horas sobre un cargador a modo de candelabro, y luego podrás disfrutarlas 24 horas más… Una alternativa para los más modernos.

También te puede interesar:  Haz tu camino de mesa