Nunca me canso de repetir la importancia que tienen los espejos en las estancias de cualquier hogar porque son unos complementos perfectos que además de aportar belleza te aportarán mucho más ¡todo son ventajas! Los espejos son ideales para cualquier estancia de la casa pero hoy me quiero centrar en decorar la pared del dormitorio con tres espejos.

Quizá te preguntarás; ¿tres espejos? ¿Y por qué tres y no más o menos? En este artículo te responderé a esas preguntas pero antes quiero explicarte por qué los espejos son tan importantes en la decoración de los dormitorios.

Los espejos te aportarán muchas ventajas como por ejemplo te ayudarán a que la estancia tenga más amplitud y luminosidad gracias al reflejo que se proyecta por la luz natural que entra por las ventanas (que cuánto más grandes mejor). Por eso un consejo que te doy es que los espejos que tengas en la pared del dormitorio estén situados de tal manera que la ventana quede justo delante para facilitar este reflejo, pero si te da igual la luminosidad y lo que quieres es potenciar que parezca más amplia la estancia, entonces si los colocas delante de la puerta de entrada del dormitorio también sería buena idea.

vestidor1
Fuente: ikea.es

Pero ¿por qué tres espejos? La respuesta es fácil porque te facilitará el poder observarte mejor cuando te estés vistiendo y antes de salir a la calle. En principio esta colocación de espejos es mejor para un vestidor pero si no tienes la oportunidad de tener un vestidor en casa los puedes colocar en tu dormitorio.

También te puede interesar:  Una buena idea: camas con dosel

La idea es colocar un espejo más grande cuerpo entero, al lado poner uno de menor tamaño a ras de suelo para poder ver los zapatos y otro a la altura de tu rostro para poder mirarte la cara únicamente.

¿Qué te parece? ¿Te han entrado ganas de poner tres espejos en la pared de tu dormitorio?