decorar la pared

En días pasados te contamos la ventaja de aprovechar el papel tapiz, para decorar la pared del salón. Pero lejos de decorar todo el entorno o todas las paredes mejor dicho, elegir apenas una pared en aquella sugerencia era una pared de esquina, hoy te mostramos el mismo concepto pero limitado a un frente de pared, apenas una parte de ella, y se convierte en un detalle colorido y atractivo. Cambiando el aspecto de una pared que podría ser aburrida de otra manera.

Elegir la pared que más vista tiene con respecto de la forma en que está dispuesto el mobiliario, más bien la pared que puede ser admirada tanto cuando los visitantes están de pie como acomodados en el salón, porque de eso se trata, de que la decoración de pared se admire. Y en este caso sobre un fondo de pared pintada de gris, se ha colocado una franja de papel que sigue el combinado en gris pero pone la nota de color en amarillo, y claro los dos cuadros a los lados, realzan el estilo.

Es una forma sencilla de darle un toque renovado a una pared y al entorno, porque al decorar la pared,  se hace en una solo área y eso permite aprovechar para cambiar la apariencia sin emprender un proyecto en grande decoración. Sin duda estarás encantada con el resultado y se pueden elegir tantos diseños de papel para pared, que será fácil lograr encontrar el que se adapte a tu gusto y al color de la pared original que tienes.

También te puede interesar:  Decoración de paredes infantil ¡con un helado de madera!

Además es más fácil de retirar cuando luego de un tiempo te decidas a renovar o decorar de nuevo toda la estancia, el retirar un pequeño tramo de papel no es tan difícil como hacerlo con todo el ambiente. Y con ésta, insistimos pones un toque de color a un salón cuando no estás pensando en grandes cambios o no tienes mucho en presupuesto.