Decorar los techos

Siempre que tendemos a decorar un hogar, nos olvidamos de una parte primordial: los techos. Siempre le damos una mano de pintura y… ¡listo!, sin embargo,  esta parte de la decoración puede lograr un ambiente de lo más personal y auténtico al lugar.

Si pensamos en la amplitud de decoración que puede dar de sí un techo y lo que puede conseguir, nos quedaríamos asombrados.

En otras épocas, los techos se decoraban con elementos como espejos o alfombras, además de plasmar obras de arte en ellos.

Si eres atrevido y tienes en tu hogar una sala de juegos, puedes plasmar un tablero de ajedrez en el techo, cartas de juego e incluso una mesa de billar.

La zona destinada al bar, quedará de lo más original con vasos pegados, posavasos o ceniceros. Unas luces de neón o darle sensación de un techo al aire libre.

En el baño, al igual que colocar mosaicos en suelo y paredes, se pueden colocar igualmente en el techo. Intenta que sea contrastante para dar mayor realce, puede ser del mismo tema o distinto. Algo más atrevido, es colocar cristal pulido o roto.

En un dormitorio juvenil, le encantará al joven que allí descanse, jeans, polos, accesorios… o bien figuras de planetas o la forma del universo. Si el tema preferido son los deportes, raquetas, balones… y si se decanta por la música, discos, carátulas, etc.

Para el dormitorio de los niños, son indicados elementos de juguetes, letras, rompecabezas, puzzles…

Infinidad de opciones pueden quedar estupendas en nuestros techos, todo depende del gusto personal y de la decisión que tenga cada uno.

También te puede interesar:  Una cuna con los pies en el cielo

Fuente: mi casa revista