Una pared llena de cuadros

Los cuadros son un detalle perfecto para decorar. Hasta aquí, nada nuevo, porque no es ninguna sorpresa. AL fin y al cabo, todos tenemos cuadros en casa. Pero esta idea pude quedar de lo más fashion: llenar una pared de cuadros, desde arriba hasta abajo, puede ser una opción ideal para decorar con estilo.

La idea es colocar varias filas de cuadros en la pared, desde la parte superior, llenando toda la pared. Para que quede bien, hay varias posibilidades que pueden resaltar esta idea:

Pintar la pared de debajo en un color fuerte, para que los cuadros destaquen más.

No colocar demasiada decoración delante de los cuadros, para no taparlos. Por ejemplo, una mesita baja o una silla que sea bonita, pueden ser suficientes para poner un complemento decorativo sin tapar los cuadros de la pared.

Utilizar marcos discretos, para que no recarguen demasiado el resultado final de la pared.

Por otro lado, hay muchas alternativas a la hora de elegir el motivo de los cuadros. Puedes ser de ciudades, fotografías que hayas hecho tú en tus viajes, partes de tu ciudad, paisajes… Si tienen algo de significado para ti, la idea puede ser muy bonita.

En color quedan bien, pero también quedan realmente bien en blanco y negro, que pueden ser más elegantes, y que destacan mucho sobre una pared en color.

Por otro lado, esta idea puede ser perfecta para una pared de la entrada a la casa, en la que ya no harían falta muchas más cosas: esto sería suficiente. De todas maneras, también puede ser buena idea para una pared del salón, sobre todo si es grande, porque en un espacio muy pequeño puede acabar agobiando un poco, sobre todo si decides llenar toda la pared de cuadros.

También te puede interesar:  4 originales formas de decorar la pared con fotos

¿Te animarías a poner algo así en tu casa?

Foto de Casa sugar