Decorar paredes con un estilo japonés

armario puertas correderas japonesas

La cultura japonesa tiene unas características que nos resultan muy atractivas en el mundo occidental.  Cuántas veces hemos admirado su sobriedad y su delicadeza, exteriorizada a través de sus jardines y de sus formas de actuar y comportarse.

No debe extrañarnos, pues, que las casas japonesas sean también muy sobrias.  Esa es la gran característica de sus casas, así como el órden y la sencillez.  Las casas japonesas muestran una gran simplicidad a través de los muebles, siendo éstos pocos y muy poco ostentosos.  También se caracterizan por las líneas rectas, que abundan en cada una de las estancias de la casa.

Un concepto diferente del espacio

Debemos tener en cuenta que en las casas japonesas la distribución del espacio es muy distinta a la occidental, en coherencia con su filosofía oriental.  En estas casas encontraremos que las paredes son muy finas, y las puertas serán siempre correderas.  Puertas que son muy amplias y que al permanecer abiertas dan la sensación de que ambos espacios se funden en uno solo.  Simplicidad y armonía, así es como los japoneses entienden su entorno y su hogar.

Decorando las estancias

Las paredes de las casas japonesas también destacan por su sobriedad y simplicidad.  Pero las paredes japonesas también han de transmitir armonía. Y si queremos decorar nuestras paredes al estilo japonés la armonía ha de ser el principio por el que nos debemos guiar.  Podemos colocar cuadros con motivos de la cultura propia o bien vinilos de distinto tamaño, pero preocupándonos siempre por su carácter armónico.  Es decir, que encajen en el contexto de sencillez y siempre ofreciendo una sensación de bienestar a través de lo armónico.  Debemos tener en cuenta, asimismo, que los muebles siempre serán más pequeños y bajos que los convencionales a los que estamos acostumbrados, integrándolos de forma también armónica con la decoración de nuestras paredes.

También te puede interesar:  Decoración navideña de la mesa