Seguro que a ti también te ha sucedido: te encuentras con una silla vieja en el trastero, en casa de los abuelos… y piensas que es un estorbo y que la deberías tirar, pero a la vez, te da pena hacerlo. En ese caso, lo mejor que puedes hacer es buscarle una alternativa.

Las opciones son muchas, y hay montones de posibilidades para decorar una silla y darle un nuevo estilo, más moderno y actual, convirtiendo en esa silla arrinconada en una esquina en la silla que todo el mundo querría tener.

Hoy vamos a hablar de una idea que acabo de descubrir, y es que entre las muchas posibilidades que he visto para reciclar una silla, esto es algo nuevo: se trata de darle un nuevo aire con un poco de punto de cruz.

Al ser una de esas sillas de toda la vida de agujeritos, es fácil utilizarla a modo de bastidor, para “bordar” sobre ella un original y colorido dibujo. Para poder hacerlo bien, lo mejor es que te dibujes una especie de plano, marcando los cuadrados y los colores que irán en cada uno. Después, pasa el hilo por los cuadrados, para que se vaya formando el “tejido”.

En las siguientes imágenes podrás ver con más detalle en qué consiste y cómo queda de cerca.

No cabe duda de que se trata de una idea muy original y que puede quedar muy bien en cualquier rincón. Sin duda, es una manera sencilla de reciclar una silla que además, no requiere de una gran inversión, puesto que lo único que necesitas para poner en marcha esta idea son hilos tipo ganchillo y poco más.

También te puede interesar:  Construye una cama con dosel sin poste

¿No te parece una idea original y que puede funcionar muy bien? Sin duda, merece la pena que te animes a probarlo.

Fotos de My poppet