Es un hecho que muchas personas se ven obligadas a vivir en espacios cada vez más reducidos. Se trata de abaratar costes lo máximo posible en la compra o alquiler de la vivienda. Una de las opciones por las que más gente se decanta es la de pequeños estudios, sobre todo si es para vivir en solitario. Adaptarse a un espacio de estas características no tiene porqué ser demasiado complicado. Y decorar el interior de un estudio de reducidas dimensiones tampoco.

Hoy queremos mostraros algunas ideas básicas a seguir a la hora de proceder a decorar nuestro pequeño hogar. La particularidad de un estudio es que es un espacio continuo, sin paredes interiores que dividan las estancias. Generalmente disponen de un baño diferenciado y se acabó. Por ello, la continuidad visual del espacio debe tener su paralelismo en la decoración. Buscar un estilo armónico para todo el espacio es clave para lograr una apariencia adecuada.

Si no se producen demasiados contrastes decorativos, la habitabilidad del estudio será más agradable. Por eso, busca unas líneas maestras decorativas para el conjunto. Debido al poco espacio, no hay lugar para colocar demasiados muebles y objetos. Por lo tanto elimina lo superfluo y trata de disponer solo lo imprescindible. Trata de que estos muebles tengan un estilo común y sean lo más prácticos posibles. Busca ante todo evitar un espacio abigarrado, demasiado cargado visualmente que termine por hartarte, preguntándote: ¿Qué hago yo viviendo en esta ratonera?

Apuesta por la decoración minimalista que te transmita sensación de levedad. De esta manera lograrás tener una sensación de mayor libertad aun viviendo en un pequeño estudio.

También te puede interesar:  Económico centro de mesa para esta Navidad de 2010

La distribución de los espacios es trascendental. Aunque no haya paredes divisorias debes diferenciar cada zona del estudio a tono con su uso. Por ejemplo, la zona de trabajo debe tener todo lo necesario para el mismo. Evita cualquier objeto inútil. La zona de descanso debe ser tu lugar de relax. Muebles cómodos y funcionales son lo necesario para dicha zona.

Ya sabes, menos es más, y más aun en un pequeño estudio.