La ropa es uno de los productos cuya exposición en tienda resulta más complicada, aunque esto se ve compensado por lo gratificante que resulta componer con ella un escaparate. La elección del mobiliario de las tiendas de ropa y la distribución de los muebles en el establecimiento requiere un esfuerzo de planificación extra, perchas de diferentes alturas, estanterias y gran cantidad de mostradores donde presentar la ropa doblada y estirada para que el cliente pueda visualizar las prendas de forma cómoda.

sistema-panel-lamas-megatiendas

Las tiendas de ropa suelen tener mucho movimiento, sobre todo las de moda femenina, en ocasiones resulta casi imposible mantener el orden y se hace necesario disponer de una gran cantidad de personal en el establecimiento, que doble y coloque aquellas prendas que el cliente mira y prueba, pero que finalmente decide no comprar.

Otra dificultad añadida a la hora de decorar una tienda de moda, es que el estilo en este caso no se puede definir en general, el tipo de ropa concreto y el intervalo de edades de los clientes y especialmente clientas, a los que se dirige, es crucial tanto para elegir el diseño, como especialmente los colores. Un ejemplo evidente de esta distinción lo encontramos en Inditex, el vanguardismo y colorido de Bershka contrasta con el clasicismo y la sobriedad de Massimo Dutti o la flexibilidad y dinamismo de Pull and Bear, tres tiendas de ropa de la misma empresa pero orientadas a un público claramente diferenciado.

La madera y el acero, el blanco y el negro han sido, son y serán la base de la decoración de establecimientos de moda, el colorido ya lo ponen las prendas que son las verdaderas protagonistas. La iluminación es también muy importante, una luz general que dé claridad a toda la tienda y que no distorsione los colores. Por último, no podemos olvidar el espejo, elemento clave en la decoración de este tipo de comercios, imprescindible por su funcionalidad en este caso y que además actúa como complemento decorativo.