La cerámica ofrece múltiples posibilidades decorativas en el recubrimiento de paredes de cuartos de baño y cocinas, aunque en realidad el principal motivo de su uso extendido es su resistencia a la humedad y la facilidad de su limpieza, aunque nos decidamos a utilizar cerámicos por cuestiones eminentemente prácticas, no por ello debemos renunciar al estilo y a la belleza.

Los pequeños azulejos que componen mosaicos se han puesto especialmente de moda últimamente, a diferencia de los tradicionales azulejos de dimensiones medias o grandes, los mosaicos permiten un mayor juego de color y facilitan la creación de efectos originales y diferentes.

columba big indus big perseus big saggita big signus big vela big

Una divertida propuesta de la firma CE.SI. es el degradado del color, en varias tonalidades, nos presentan mosaicos que van desde un color intenso hasta al blanco, variando la proporción de piezas de diferentes colores que componen el mosaico a cada altura, la sensación visual es interesante puesto hace que la estancia parezca más alta, ya que está pensado para colocarlo en disposición vertical. 

Además en el cuarto de baño, es especialmente habitual decorar en colores distintos la pared en su mitad inferior, donde están los sanitarios  y su mitad superior, que queda  libre y utilizando este tipo de mosaicos el cambio de color se lleva a cabo de una forma progresiva y difuminada mucho más elegante y menos brusca, con el equilibrio estético que eso implica.

También te puede interesar:  Un piso muy chic en East London