Decorar las paredes con una pintura original y diferente es una manera estupenda de darle un aire nuevo a la decoración de la casa. Y es que acertar con el color de las paredes, con una buena pintura, y hacer algo original, es un punto a favor la hora de crear un espacio diferente y con personalidad.

Y es que en la decoración de interiores, el color de las paredes también puede ayudar a crear un ambiente original y diferente, con personalidad y estilo, sobre todo cuando se apuesta por hacer de la pintura de las paredes una parte más de la decoración. Para ello, se pueden poner en práctica ideas tan originales como esta.

Se trata de convertir a la pared más que en una pared, en una parte más de la decoración, dándole un toque original y diferente, gracias a la elaboración de un degradado. La tendencia tie die está muy de moda, y hay que reconocer que en la pared, tiene un punto de lo más original.

Lo primero que tienes que hacer es elegir el color que quieres para el degradado, y de ahí, partir para ir rebajando tonos hasta crear el efecto degradado en la pared. Desde luego, no se puede negar que la idea es interesante y puede ser una apuesta para una decoración de interiores en la que las paredes también tienen protagonismo.

Lo ideal es dejar el color más oscuro en la parte de abajo, más cerca del suelo, y los tonos más claros para la parte superior, ya que son los que más se ven y dan más luminosidad. Por otro lado, hay que destacar la importancia de no recargar demasiado la pared con muebles, para dejar que el degradado sea el verdadero protagonista de este estilo decorativo. Sin duda, una idea a tener en cuenta.

También te puede interesar:  Decorar con sombrillitas de refresco

Vía| Design Sponge