El degradado es una tendencia que está muy de moda. Lo hemos podido ver en las pasarelas, de la mano de importantes diseñadores. Pero no es nada nuevo el hecho de que el mundo de la decoración también está al tanto de todas las tendencias y de los estilos más modernos y actuales.

La decoración es un mundo vivo, en el que las tendencias de los demás ámbitos de la sociedad y la cultura también tienen un claro reflejo. Por eso, el degradado también se lleva en la decoración. Seguramente habrás visto textiles para el hogar con tonos degradados, una tendencia muy puntera.

Pero… ¿qué te parece la idea de degradar un mueble? En este caso, se trata de una silla de estilo más bien tradicional, que con esta original idea cambia totalmente y se convierte en una silla con un diseño de lo más particular.

La verdad es que cualquier silla de un estilo más o menos clásico puede ser una buena opción para darle este nuevo aire. Lo único que tienes que hacer es elegir la gama de colores que más te gusta. En la foto aparece una silla degradada en azul, que va desde el azul oscuro a un azul cielo casi blanco, pero puedes optar por el rosa, el fucsia, el verde, el rojo, el amarillo… Las posibilidades son tantas como colores se te ocurran. También puedes hacer un degradado menos radical, con tres colores más cercanos.

También te puede interesar:  Móvil para la cuna con calcetines reciclados

Lo primero que tienes que hacer es lijar bien la silla y después, aplicar los tonos en tres franjas, de más oscuro a menos, con pistola. Si quieres un acabado menos marcado, puedes hacer el degradado más suave, epezando cn un color y añadiendo progresivamente más blanco a la mezcla hasta llegar a un color suave.

¿Te animas?

Foto de Design Sponge