Pensemos desde cuando pueden existir las cortinas, recuerdo un pasaje de de uno de los volúmenes de Los hijos de la Tierra cuando su protagonísta vivía con los Neandertales 30.000 a.C y para proteger la cueva del frio ponían unas grandes  pieles colgadas

Pues¡ Eah!, ahí tienes desde cuando, más/menos. Y es que ese fue el motivo por el que se crearon las cortinas para protegerse del frío. Tened en cuenta que hasta que se instalaron en las casas la calefacción central, lo único que tenían eran chimeneas, y no en todas las habitaciones.

¿Habeis visitado algún castillo?, os imaginaís dentro de uno de ellos sin calefacción, ¡Que frío! pues unos grandes cortinones de gruesa tela cubriendo las ventanas, que no siempre tenían cristales, era lo que se empleaba para protegerse del frío. Junto con tapices, camas con dosel, gorros de dormir y grandes pieles sobre la cama y en el suelo.

Como la calefacción central ha llegado hace poco las cortinas han sido un elemento principal en las casas. Grandes cortinones que han pasado por las modas de cada momento.

Evidentemente no en las casas más pobres, esas vendrían después cuando la ventana se hizo grande y numerosa.

Si recordaís las casas más antiguas de los pueblos las ventanas son meras aperturas de ventilación, lo más pequeñas posibles y reducidas en número.

De hecho hoy existen casas en las que no todas las habitaciones tienen ventanas. Y estas quedaban separadas del resto de la casa por cortinas.

También te puede interesar:  Ventanas para techos de Velux

Por qué os preguntareis pues porque necesitaban mantener las casas calientes en invierno y frías en verano. No disponían de capital para poner cortinas, ni visillos, ni adornos. Todo lo más una cortina de materiales vegetales o tejidas en lana o algodón para la puerta en verano.

Todo era utilitario y nada ornamental. No disponían de tiempo para pensar en esas cosas se levantaban antes del amanecer para que la luz del sol les pillara en el trabajo y se acostaban cuando este desaparecía agotados. Para que iban a necesitar unas cortinas que costaban un pastón si lo necesitaban para comer.

Como nos ha cambiado la vida ¡Eh!.

Mury, un beso