Diferentes tipos de aire acondicionado para hacer frente a las altas temperaturas

El verano es una de las épocas del año favoritas para la mayoría de las personas. Son meses donde hacemos más vida fuera de casa, reuniéndonos con amigos, familiares o disfrutando de unas merecidas vacaciones tras duros meses de trabajo. Pero también son días donde el calor llega a temperaturas muy extremas, en ocasiones, casi asfixiantes. En estos casos, el aire acondicionado se convierte en nuestro gran aliado. Una forma sencilla de mantener una temperatura agradable dentro de nuestro hogar o puesto de trabajo.

Cuando hablamos de aire acondicionado, a la mayoría de nosotros se nos viene a la cabeza la típica imagen del aparato colocado en la pared, pero lo que mucho puede que no conozcáis, es que existen diferentes opciones entre las que poder elegir. Veamos a continuación algunos de los tipos de aires acondicionados más utilizados para estar frescos cuando el calor más aprieta.

Aire acondicionado Split

El sistema tipo split es el más habitual dentro de los hogares, contando con una instalación muy sencilla. Se trata de un sistema que está dividido en dos partes. Una unidad se coloca en el interior de la vivienda, conocida con el nombre de split, mientras que la segunda parte se coloca en el exterior, ya sea anclada a la fachada, colocada sobre el tejado o en cualquier otro lugar.

El aparato compresor que se coloca en el exterior es el encargado de expulsar el aire caliente, mientras que la parte interior, es la que se encarga de expulsar el aire frío.

También se puede dar el caso de colocar varias unidades split repartidas por diferentes estancias. En este caso se trataría de un sistema multisplit. Su ventaja es que se reduciría el ruido al utilizar solo un aparato compresor.

Aire acondicionado por conductos

El aire acondicionado por conductos solo hace uso de una unidad exterior para llevar a cabo todo el proceso, redirigiendo el aire frío hacia las distintas estancias mediante los conductos que se han colocado dentro de un falso techo. Al final de cada conducto se coloca una rejilla por donde sale el aire frío.

Suele ser una buena opción en aquellos casos en los que se va a acometer una reforma, ya que sería necesario la colocación del falso techo.

Aire acondicionado portátil

Una opción muy cómoda en aquellos casos en los que no se quiere hacer ningún tipo de instalación. Su funcionamiento es igual que un aire acondicionado, pero únicamente tiene una unidad interior, en vez de un aparato exterior y otro interior.

Como hemos comentado, no es necesario realizar ningún tipo de instalación, aunque sí que es necesario acoplar un tubo a la ventana para sacar el aire caliente al exterior. El gran problema, es que suele tener menos potencias que los sistemas anteriores.

Aire acondicionado Split Casette

También se trata de un sistema dividido donde la unidad interior se empotra en el techo, mientras que el condensador está situado en la unidad exterior. Estas están comunicadas por un sistema de conductos que se ubican bajo un falso techo. Cuentan con cuatro salidas, lo que significa que abarcan mucho más espacio. Suele utilizarse para oficinas o locales comerciales.

Aire acondicionado Fancoil

El último tipo de aire acondicionado que os traemos consiste en un sistema de agua-aire que cuenta con un intercambiador de calor, un ventilador y un filtro. A estos les llega el agua caliente o fría desde algún generador como puede ser una caldera o un sistema de aerotermia.

El agua fría llega al aparato y mediante el intercambiador expulsa el frío al aire mediante la ayuda de un ventilador.

Elegir entre uno y otro dependerá de muchos factores. La clave está en elegir un buen proveedor que nos garantice la mejor solución de aire acondicionado al mejor precio posible.

Ir arriba