2. No tengas miedo del color

El color en un sitio de trabajo es, ante todo, una inyección de energía, o de otro manera no sirve de nada. ¿Qué colores deben primar en tu workstation? Verde, azul brillante, rojo son algunos de los colores que, está comprobado, aumentan el entusiasmo y la energía. En todo caso: utiliza colores que te hagan sentir confortable de estar ahí, trabajando las horas al día que haga falta.

¿No puedes darte el lujo de pintar?
Usa una lámpara para delimitar tu zona de trabajo, una led que cree una zona límpida y energética. O crea un ambiente usando un cartel o papel pintado. Lo que sea, menos quedar de frente a una pared que no te dice nada.

3. Se cauto con el mobiliario
Ironicamente, la decisión más equivocada que puede tomar para montar una oficina en casa es elegir mobiliario de oficina: archiveros, mesas y en especial un sillón. Todos los equipamientos de oficina son voluminosos, y se verán más grandes en un espacio reducido. Una silla cómoda, un tablero, un escritorio, una lámpara de pie… No necesitas más.

Continuará…

También te puede interesar:  Muebles en cajas de madera