Diseñando el cuarto del bebé

0
48

Diseñar el cuarto del nuevo integrante de la casa, puede convertirse en todo un pasatiempo, pero a la hora de planear se tienen que tomar en cuenta algunos detalles muy importantes.

Ubicación

nursery.jpgComo en toda remodelación se tienen que ver primero las posibilidades del lugar y las necesidades. Si aún no se tiene un cuarto, o bien un espacio de una recámara asignado para el bebé. Se debe pensar en que éste este lo más cerca posible de donde duermen la madre o los padres. Ya que durante los primeros meses, necesitará de mucha vigilancia, y de atención a mitad dela noche. Por la misma razón, lo mejor es que el bebé esté en un lugar privado y silencioso, para que se pueda atender incluso en ropa de dormir sin que la madre se sienta incómoda, así mismo, para ayudar a que el bebé no se despierte una vez dormido, más que cuando así el bebé lo requiera.

La habitación del bebé debe cuando sea posible ser ubicada de manera que no sea una habitación muy fría o muy caliente, si esto no es posible, siempre se puede subsanar con abanicos, aire acondicionado, calefacción, o bien recubrimientos exteriores de material aislante cuando éste cuarto se va a construir.

Iluminación y Color

Es importante que le de luz natural, ya que es necesaria para fijar algunas sustancias como la vitamina D. Además ayuda al bebé a que su rutina de alimento y de sueño esté asociada al horario natural. De igual manera ayuda a desarrollar su visión.

Al estar tanto tiempo acostado, es recomendable que el techo tenga algún decorado con colores pastel, como un cielo, o estrellas, ya que si vista se fijará en él durante mucho tiempo antes de que pueda incorporarse.

En caso de ser posible, se recomienda poner dimmers en la habitación que regulen el nivel de iluminación para ayudar al bebé a dormir, así mismo cuando son un poco más grande se puede ir bajando el nivel de luz, hasta que se quedan dormidos y apagarlo. Es importante no poner una lámpara justo encima del lugar donde el bebé va a dormir, ya que le molestará a sus ojos.

Seguridad y materiales

La seguridad es primordial, sobre todo considerando que los bebés están descubriendo todo y quieren probar y tocar todo cuanto ven.

En primer lugar es importante que los muebles tengan bordes redondeados, sin esquinas filosas y peligrosas, y que sean firmes y estables. Es importante que la pintura no contenga plomo, o que emane gases como poliuretanos o cauchos clorados. Las pinturas de latex son recomendables.

De cualquier modo es necesario que la habitación esté pintada meses antes de la llegada del bebé, y de igual manera que la futura madre no entre al cuarto mientras que se esta pintando, por los olores que produce la pintura. Los contactos son peligrosos, pero existen protectores para ello, igual que seguros para los cajones.

Es importante que el piso tenga el mismo nivel sin escalones que produzcan caídas o tropezones, de manera que sea fácil meter una carriola o un andador. Además que sea fácil de mantener limpio, ya que en principio pasará mucho tiempo jugando en el piso. Se pueden poner tapetes, ya sea de foam o de tela que amortiguan las caídas y protegen contra el suelo frío. Pero tienen que ser de preferencia que no suelten pelo, o pelusas que el niño pueda respirar o meterse a los ojos u oídos. Además los niños tienden a meterse a la boca los tapetes peludos. En cuanto a las alfombras hay quienes piensan que pueden provocar alergias en los niños, sin embargo una alfombra bien cuidada y limpia atrapa las partículas de polvo, aunque es más difícil de mantener. Los corralitos también son buena opción. No hay que atiborrar de cosas el cuarto del bebé. Hay que dejar que tenga espacio para jugar y caminar o gatear.

Imagen de : http://www.cheekybrats.co.uk

Dejar respuesta