A veces creo que he debido de vivir en otra vida, pues la pasión y la emoción que me hacen sentir algunos diseños como el artdecó y la exuberante  y equilibrada decoración de Dorothy Draper. La primera sería mi espacio natural. La segunda me encantaría encontrarla en los grandes edificios como museos, hoteles o bancos, únicos lugares dónde tendrían cabida por el tamaño.

Dejo de enrrollarme, y os pongo las imágenes de los diseños de esta gran diseñadora. si quieres saber más pincha en Dorthy Draper, yo alucino con ella, tal vez [email protected] más disfrute con su imaginación.

Un enorme salón de baile, mira el tamaño de las mesas y sillas para poder compararlo. Y esas lámparas, son de lo más actual y totalmente futurista para comienzos del siglo XIX. A este modelo de espacio rodeado de columnas lo llaman en historia del arte sala hipóstila, no te recuerda a los templos griegos o romanos, pues eso.

No  me digas que no es totalmente equilibrada la decoración. Es genial los detalles en la pared en vez de ser en negro y contrastar, demasiado enfatizante, van en blanco  logrando que lo excesivamente recargado del aplique quede integrado sin que absorba toda la atención. Magistral.

Si es que me encantaría entrar en un hotel así, fíjate en los detalles del suelo, la cenefa que bordea la alfombra, a juego con la puerta y un perfecto equilibrio entre las líneas curvas y rectas. No te pierdas el detalle de como ha disimulado  la luz del techo, eso está de moda hoy.

También te puede interesar:  Árboles de navidad

En fin, un sueño. Mury, un beso.