Diseño e Interiorismo: ¡El reto de Silvia Alfaras!

La interiorista Silvia Alfaras, se enfrentó a la dificultad de reformar un dúplex para convertirlo en una zona que aunara las necesidades de trabajo, descanso y espacio para los pequeños de la casa.
El proyecto de interiorismo debía cubrir desde la pintura hasta la decoración e instalación lumínica.
Para comenzar, la experta inició el reto por el espacio común, que consolidó con una espectacular librería de diseño hecha de madera lacada y dotada de cubos de hierro tratados con un baño de luz caída, que retorna a un ambiente cálido y minimalista.
.
Por su parte, la zona destinada al trabajo, se confeccionó a partir de dos mesas dotadas de electrificaciones en combinación con la librería.

silvia alfaras decoración

En la zona de descanso, se dispone un sofá tapizado y dos alfombras de color marrón suave que recrea una sensación de amplitud y armonía, y un puf color verde pistacho completando el espacio. Así mismo, se observan diversos puntos de luz destinados a armonizar la lectura.

En la zona de juegos, el espacio queda distribuido perfectamente con la colocación de un mueble con cajones destinado para guardar juguetes, un conjunto de cojines que dotan de color a la habitación y una entrada de luz natural desde la parte superior de la misma.

Las habitaciones infantiles representaron una problemática mayor, pues debían dividirse para crear dos espacios diferenciados y personalizados. De esta forma, Silvia decidió partirlas en dos, adelantando una de las paredes y dividiendo el pequeño hueco que quedaba con una cortina traslúcida.

El primer dormitorio se creó colocando pequeños cuadros a modo de ventanas con luz propia. Además se añadió un armario que quedaba integrado completamente en el dormitorio, un puf y una alfombra de carácter alegre, entre otras cosas.

También te puede interesar:  Estanterías barrocas con marcos

El segundo, por su parte, y siguiendo la línea decorativa de todo el dúplex, se creó a partir de tonos neutros y en él se acondicionó una cuna, confiriendo un ambiente dulce y luminoso.

De esta forma resolvió el reto Silvia Alfaras, con una combinación de tonos neutro, una selección cuidada de textiles, puntos de luz diversificados, sofisticación y elegancia que ha confeccionado un espacio cálido y maravilloso para el día a día.

¿A quién no le gustaría este hogar de ensueño?