Diván conceptual

¿Por qué diván conceptual?, pues claramente porque fue el concepto, la idea, la lucecita que se le encendió a Clinton Stewart cuando se imaginó como lograr  aunar varios de los conceptos que imaginaba en un divan.

Y la idea no es, ni más ni menos, que lograr un asiento multiforma partiendo de una misma base.

Es decir, tenemos un diván que es una superficie mullida, alargada, de un tamaño aproximado a un sillón de dos plazas con un respaldo en uno de sus extremos.

Ahora, como hacer para que partiendo de este modelo podamos tener un sillón de dos plazas. O dos sillones individuales.

Puedes darle vueltas a la cabeza, que seguro fue lo que hizo Clinton hasta que encontró la solución.

Y la solución fue este Holey Poley. Se basa en una superficie mullida con agujeros por donde se introducen una serie de varas gruesas.

Estas varas cumplen dos funciones; una hacer de patas para el diván, la otra lograr las diferentes formas, de las que te he hablado antes, cambiando se sitio los respaldos. Tal y como muestran la imagen.

¿Práctico?, en teoría sí, pero resulta que para crear uno u otro modelo se hacen necesarios diferentes números de respaldos, por ejemplo para un diván se necesitaría uno o a lo sumo dos, pero para otros modelos se hacen necesarios cuatro respaldos.

Lo que me lleva a preguntarme, ¿Dónde guardaría los otros dos si lo que quisiera fuera un diván con dos respaldos?, ¿Pueden tener otra función a parte de la de respaldo? y ¿Dónde guardaría las varas sobrantes cuando no usara el diván como sillón?

También te puede interesar:  Escritorio de estilo industrial en Myfab

Al final llegas a la conclusión de que para que sea práctico, tienes que elegir una de las posibilidades que te da a elegir, y entonces, deja de ser práctico.

Otra cosa es que te guste el modelo por su diseño con agujeros y el contraste que se logra entre el textil de lana negra y la madera de roble natural.

Fuente: madeinscholl