¿Eres de los afortunados que tienen chimenea en casa? Lo cierto es que se trata de un elemento que se puede utilizar (por cierto, es ideal para las tardes e invierno) pero que también puede ser un elemento decorativo más de la vivienda.

En muchas ocasiones, hay personas que no saben qué hacer con sus chimeneas, puesto que no las utilizan pero tampoco quieren taparlas o arreglar la pared y deshacerse de ellas, algo que también supone un desembolso económico.

Por eso, hay ideas muy originales como la siguiente, que tiene un punto de lo más divertido y que puede ser una idea perfecta tanto para tapar la zona de la chimenea que no se utiliza como para simular una “falsa chimenea” en un salón en el que no la hay.

En este último caso, sería necesario hacer primero unas molduras en pladur, y colocarlas como si fueran la repisa y los laterales de la chimenea. Después, se trataría de colocar un panel en pizarra de color negro, sobre la que se habría dibujado antes una escena muy “de chimenea”: unos troncos ardiendo, el fondo de la chimenea…

La verdad es que se trata de un detalle muy llamativo, de esos que no pasan desapercibidos. ¿Qué te parece la propuesta? Puede funcionar muy bien en una casa en la que haya una mezcla entre los estilos más clásicos y los más actuales, por ejemplo, y puede ser también todo un acierto para colocar en una estancia en la que se quiera poner un poco de modernidad.

Sin duda, se trata de una idea diferente, muy poco vista. ¿Te animarías a poner algo así en tu casa?

También te puede interesar:  Decorar la zona de la chimenea

Foto de Apartment Therapy