Ahora que hace buen tiempo y que empezamos a tener ratos para disfrutar al aire libre, apetece mucho disfrutar de nuestras terrazas y jardines. Si eres de los afortunados que tiene un jardín, seguro que ya te has puesto manos a la obra para darle un toque original y un estilo muy personal a tu jardín.

Ya hemos hablado de ideas para colocar macetas y plantas, de consejos para decorar el porche… En fin, que hay muchas alternativas para convertir tu jardín en un espacio muy personal.

Si además tienes niños, esta idea te va a parecer de lo más interesante. Se trata de una idea DIY, que podrás hacer tú mismo sin muchas complicaciones. Lo primero que necesitas es conseguir una silla de madera que ya no utilices. También puedes comprar una silla y después, pintarla de un color que te guste.

Puedes lijarla bien y después, darle una capa de pintura del color que más te guste. En este caso, el color elegido es el fucsia. Se trata de un columpio para los niños, por lo que lo mejor es elegir un color alegre y animado, que encaje a la perfección con los gustos de los más pequeños.

Para sujetar el columpio, coloca una tabla por debajo y píntala en el mismo color. Las cuerdas del columpio se sujetan a la tabla que va por debajo, por lo que tiene que estar muy bien sujeta a la base de la silla. Las cuerdas del columpio de sujetan a una rama de un árbol, o a un soporte de hierro o madera, como los columpios de toda la vida.

También te puede interesar:  Habitaciones juveniles

¿Qué te parece la idea? Desde luego, es muy animada, así que también puede ser una buena idea para decorar tu jardín, aunque no tengas niños. Y es que de vez en cuando no viene nada mal revivir el niño que llevamos dentro.

Foto de Apartment Therapy