En muchas ocasiones hemos hablado de la importancia de los espejos en la decoración. Y es que tienen un papel importante y destacable por diferentes razones. Por una parte, porque los espejos contribuyen a modificar el espacio. Bien colocados, los espejos ayudan a dar una mayor sensación de amplitud en las estancias reducidas, haciendo que la habitación parezca más grande.

Además, bien utilizados, son ideales para el juego de perspectivas, puesto que destacan por su capacidad de jugar con los espacios. Por otra parte, no hay que olvidar la función decorativa de los espejos, que pueden aportar un toque muy original. Además, no siempre es necesario colocar un único espejo para decorar en casa. Hay muchas opciones diferentes y alternativas que pueden quedar muy bien. Es el caso, por ejemplo, de esta original idea.

Se trata de conseguir diferentes espejos de tamaño reducido, que tengan forma hexagonal. Después, lo siguiente que hay que hacer para poner el toque diferente es combinarlos para hacer una forma geométrica. Las posibilidades son muy diferentes, y se pueden hacer cosas muy variadas, optando por colocarlos más bien en horizontal, más en vertical… Depende mucho de los gustos de cada uno, pero la verdad es que las posibilidades son inmensas.

Claro, que no necesariamente tienes que utilizar espejos de esta forma, también se pueden hacer diferentes combinaciones con espejos cuadrados o de forma circular, de distintos tamaños. Por lo general, no suele ser muy complicado encontrarlos, y por ejemplo, hay espejos de distintas formas y tamaños en Ikea, y además, se venden en pacos de varios espejos, a un precio muy asequible.

También te puede interesar:  Un jardín colgante dentro de casa

Sin duda, este DIY es perfecto para conseguir un espejo dferente por muy poco dinero y además, lo mejor de todo es que es facilísimo, solo tienes que crear tu diseño y ponerlo en la pared.

Vía| Casa sugar