No es la primera vez que hablamos del DIY, una tendencia que se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos. Una de las ventajas del DIY, o sea, de hacerte las cosas tú mismo, es que se pueden poner en práctica un montón de ideas muy originales y con un estilo muy a la última, siempre a tu gusto y con mucha personalidad. Esto hace que se trate de detalles exclusivos, y es que no habrá dos cosas que te salgan iguales.

Además, otra de las ventajas del DIY es que todos los detalles que hagas, te saldrán muy bien de precio, por un lado, porque tú eres quien controla el presupuesto y por otro, porque es lógico que hacer tú en casa los detalles que quieras siempre es más económico que encargarlos.

A ver qué te parece esta idea, porque es de lo más original. Se trata de una lámpara que te va a encantar. Por un lado, aquí tienes los materiales que vas a necesitar.

Como ves, la idea es bastante sencilla. Solo tienes que colocar la lámina de manera redondeada, recortando la parte de paisaje que no forma parte del edificio. Después, al colocar detrás la lamparilla (al no ser de fuego, sino eléctrica, no hay riesgo de que la lámpara salga ardiendo). Con la iluminación por detrás, la lámina adquiere una tonalidad muy bonita. Por otro lado, la luz es perfecta para crear un ambiente íntimo.

Para escuchar música o ver la tele, estas lamparitas pueden ayudar a crear un ambiente suave. Además, otra de las cosas que me gusta es que puedes elegir láminas de lugares especiales para ti, o que tengan un significado.

También te puede interesar:  Decorar para el día de la madre con corazones

Sin duda, me encanta esta idea. ¡Creo que me voy a animar a hacer una de estas lamparillas!

Vía| Apartment Therapy