La habitación de los niños es uno de esos espacios de la casa en los que se deben mezclar muchos factores. Por un lado, la parte más práctica y funcional, y por otro, la parte más decorativa. La habitación de los más pequeños de la casa es un espacio en el que los niños juegan. Por lo tanto, necesitan su espacio, además de lugares en los que colocar los juguetes, mantenerlo todo (más o menos) ordenado…

Sin duda, hay muchos muebles con estilos muy diferentes en el mercado, entre los que se puede elegir dependiendo del aire de la habitación, de los gustos de cada uno, de la decoración del resto de la casa… Sea como sea, también puedes optar por ponerte manos a la obra y hacer algún que otro detalle DIY.

Es el caso de esta mesa, que puede quedar muy bien en la habitación, sobre todo porque es muy práctica y puede venirles de maravilla a los niños para sentarse a dibujar y a hacer sus cosas en un rincón de la habitación. Se trata de hacer una mesa con tablones de madera y anclarla a la pared con escuadras.

Una de las ventajas es que no ocupa demasiado espacio, ya que al no tener patas, se puede meter debajo el taburete del niño, o incluso aprovechar ese espacio. Por otra parte, se puede colocar a la altura necesaria para que los niños estén cómodos, ya que se ancla a la pared (incluso es posible moverla conforme los niños crecen, ya que se puede ir subiendo).

Por otro lado, se trata de un DIY sencillo de hacer y que no supone un gran desembolso económico, ya que se pueden encontrar tablas a buen precio. Para darle un toque más personal, siempre se pueden pintar en un color que encaje con la decoración de la habitación o darle un toque de barniz.

También te puede interesar:  Rhapsody Beds: camas para dormir y jugar

Foto de Apartment Therapy