Ya no queda nada de nada para que llegue San Valentín. Hace ya varios días que venimos hablando de ideas originales y diferentes para decorar en San Valentín, que pueden ser todo un acierto para daré un aire de lo más romántico a cualquier rincón de tu casa.

Claro, que si no te sobre el presupuesto para poner un toque romántico en tu casa, siempre puedes recurrir a ideas más económicas, que puedes hacer tú misma. El DIY es, como ya hemos visto en muchas ocasiones, una alternativa ideal para decorar sin gastar demasiado.

En esta ocasión, he descubierto un DIY que puede ser una opción estupenda para decorar en un rincón de la cocina, o en esa zona de la oficina en la que se encuentra la zona para picar algo o para tomar un café. Y es que los protagonistas de esta idea decorativa son moldes para hacer tartas.

Eso sí, en forma de corazón. La idea es colocar los diferentes moldes en distintas posturas para formar un rectángulo y colocarlo en la pared, encima de una mesa, de una encimera o de donde prefieras. Una de las claves es que los moldes sean de metal, lo que le da un estilo más fashion.

Claro, que si prefieres darle un toque original y mucho más animado a estos moldes, también tienes la posibilidad de pintar los moldes de colores animados, por ejemplo, en rojo podrían quedar muy bien, no solo porque es uno de los colores de moda a la hora de decorar, sino también porque se trata de un color ideal para una fecha tan romántica como San Valentín.

También te puede interesar:  Un toque original: degradado en una silla

De todas maneras, también puedes optar por moldes con otras formas, aunque hemos elegido este porque los corazones son de lo más románticos. ¿Con qué tipo de moldes harías tú este DIY?

Foto de Apartment Therapy