DIY: oficina en el jardín

Si trabajas desde casa, seguro que entenderás muy bien la importancia de hacerlo en un espacio en el que te sientas cómodo y a gusto, sobre todo, porque es un lugar en el que pasarás muchas horas al día. De ahí, la importancia de hacerlo en un espacio agradable, algo que se puede conseguir más fácilmente cuando se tiene una oficina en casa, puesto que no tienes por qué trabajar en una oficina prediseñada e impersonal.

En este sentido, si tienes un jardín la cosa cambia mucho. Por un lado, porque puedes oriente tu oficina hacia el jardín y trabajar con unas enormes cristaleras que te permitan ver un poco de naturaleza. Claro, que la otra opción es salir fuera.

De hecho, no es la primera vez que hablamos de oficinas colocadas en el exterior de la casa, en un jardín. La idea es realmente estupenda, pero uno de los principales problemas de este tipo de oficinas es que resultan algo caras.

Menos mal que existe el DIY, una tendencia cada vez más de moda gracias a la que puedes ponerte manos a la obra y construir con tus manos tu oficina… ¿Qué te parece la propuesta? Hace falta algo de tiempo, un poco de habilidad y tener unas nociones básicas, como las que puedes encontrar en Ready Made, sonde tienes una serie de planos que te resultarán muy útiles para fabricar tu propia oficina en el jardín.

¿No te parece una propuesta realmente interesante? La verdad es que puede quedar genial y no es del todo complicada, solo hace falta que le pongas un poco de ganas. Además, puedes decorar el interior como más te guste y personalizar la oficina por fuera con distintos colores, texturas… ¡Ya nos contarás si te decides!

También te puede interesar:  Un centro de mesa de botellas recicladas

Vía| Ready Made