Seguro que en más de una ocasión te has fijado en el modelo de mesa Lack, de Ikea. Se trata de una mesa muy sencilla, de líneas rectas y que está disponible en varios colores. La verdad es que la mesa en sí no tiene grandes adornos, y es ideal para colocar en salones, habitaciones…

Pero lo mejor de todo es que con un poco de idea y poniendo en marcha tu creatividad, puedes darle un estilo totalmente diferente y muy original. La verdad es que no hace falta tener una gran habilidad con las manualidades, puesto que la idea es de lo más sencilla de poner en marcha.

Se trata de forrar la mesa Lack con un papel fuerte y resistente. En las siguientes fotos tienes algunas de las claves para que te quede bien y para darle un toque de estilo y un buen acabado.

Uno de los puntos más conflictivos a la hora de forrar las mesas son las esquinas, ya que es muy importante que esta parte quede bien, para que el resultado sea perfecto y las esquinas no se abran. Por eso, es importante que te fijes muy bien en esta foto para saber cómo hacerlo.

Lo cierto es que la mesa queda realmente bien, y lo mejor de todo es que puedes personalizarla a tu gusto, eligiendo el papel liso, en un estampado… Todo depende del estilo que te guste y de dónde vayas a colocar la mesa. Sin duda, es una opción original que puede resultar todo un acierto a la hora de ponerle un punto de estilo a tu casa.

También te puede interesar:  Un armario para separar espacios

Aquí tienes el resultado…

¿Qué te parece?

Vía| Design manifest