Los relojes son detalles muy originales que pueden ponerle un toque diferente a cualquier estancia. Aunque lo más habitual es encontrar los relojes de pared en la cocina, que es el lugar más clásico para colocarlos en casa, también merece la pena tener en cuenta otras posibilidades.

Por ejemplo, colocar un reloj de pared en la oficina que tienes en casa o en el salón puede ser también una idea de lo más original, que puede quedar realmente bien, sobre todo si te decides por un reloj original y diferente, algo que no es muy complicado, teniendo en cuenta la gran cantidad de modelos de relojes de pared que puedes encontrar.

Claro, que también existe la posibilidad de hacer algo diferente de verdad, y ponerte manos a la obra con un DIY que puede quedar genial y que no es demasiado complicado. Por un lado, tendrás que comprar una máquina de reloj, lo que es la caja con las agujas.

Para marcar las horas, necesitarás 12 marcos de foto, del estilo que más te gusten, porque serán los que representen cada una de las horas. Puedes elegir cuatro más grandes, para las 12, las 3, las 6 y las 9, o todos del mismo tamaño.

Lo que coloques en el interior depende mucho de tus gustos y de lo que te apetezca, puede ser desde un número dentro de cada uno, hasta un papel pintado con un detalle, una foto, una frase… Puedes personalizarlo todo lo que quieras, según el estilo de la casa, el lugar en el que vayas a colocarlo o, simplemente, lo que te apetezca hacer.

También te puede interesar:  Diseña una oficina en casa en poco espacio (III)

La idea está poco vista y queda realmente bien, así que si si te gusta el mundo del DIY no te lo pienses y anímate, ¡seguro que te queda un reloj de lo más original!

Foto de Apartment Therapy