Si quieres llenar tu casa de pequeñas velitas redondas pero no las encuentras del color que quieres, puedes hacerlas tú mismo siguiendo unos sencillos pasos y con muy pocos materiales. No, no tendrás que comprar un panal y esperar a que las abejas hagan cera, el proceso es mucho más sencillo y divertido.

Los materiales que necesitarás son: chapas (de las de la cerveza, por ejemplo), una lata metálica, ceras de colores y mechas para velas (puedes encontrarlas en tiendas de manualidades o decoración).

Una vez que tengas todo esto, debes seguir los siguientes pasos:

Lo primero es poner la mecha en el centro de una de las chapas. Colócala bien, porque una vez que eches la cera es complicado moverla sin romper la vela.

Después derrite los lápices de cera dentro de la lata. Puedes romperlos en varios trozos y después poner la lata en el fuego con cuidado. Cuando esté líquido, viértelo dentro de la chapa, hasta que llegue al borde. Tienes que tener cuidado de que  no se mueva la mecha.

Por último, deja que la cera se seque y corta la mecha a la altura deseada. Tus velas estarán listas para usarse.

Puedes jugar con los colores y mezclarlos o, si te atreves y tienes mano creativa, puedes intentar mezclar distintos tonos y hacer velitas multicolor.También puedes pintar las chapas por fuera, para que se vean aún más bonitas en contraste con el color elegido para la vela. En este tutorial no hay reglas, los límites los pone tu imaginación.

También te puede interesar:  De vuelta a los años 60

Una vez que hayas acabado, ¡ya puedes encenderlas!

Fuente: Craftaholicsanonymous