Cuando alguna vez mientras preparabas tu maleta creíste que nunca podrías meter toda esa ropa dentro y, utilizando la frase de tu madre “Todo bien ordenado y encontrarás sitio” has tenido espacio suficiente, creerás todas aplicaciones que tienen estas palabras.

Sino que se lo pregunten a nuestros protagonistas de hoy, una familia que ha conseguido convertir una minúscula habitación, en la habitación de sus tres pequeños. La persona encargada de conseguirlo ha sido Meg, una experta en mezclar diseños modernos y sofisticados, con una paleta de colores de muy amplia, pero sin ser extravagantes. Ella ha organizado las zonas de orden y almacenaje, con las literas en diferentes alturas. El color blanco es mayoría y ha sido combinado con mucho acierto, con elementos vintage de dos funciones, ya que están decorando la habitación y a la vez con un escondite perfecto para más juguetes.

La intención de la experta era que la habitación se viera más grande de lo que es, por eso la pintó de arriba abajo en blanco. Su hermano la ayudó contruyendo la estructura de la cama alta y luego se encargó también de colocar en la estructura las nubes, que son una baranda para evitar caídas. Con este juego de camuflage, no parece una baranda y le da juego a la habitación.

Para darle un toque de originalidad a la cómoda, le quitó todos los cajones y aprovechando el buen tiempo, los pintó en el exterior de su casa, con aerosoles de diferentes colores y al finalizar le aplicó una capa de goma laca a cada uno.

También te puede interesar:  Originales repisas con silueta

 

Con los elementos que iban a decorar la habitación, se lo pensarón bien a la hora de hacerlos, ya que querían que los niños también les ayudarán. Si les involucran en la reforma, seguro que ayudarán a mantenerla como nueva cada día. Por eso fueron ellos, quienes con la ayuda de unos potentes imanes colocaron esos lapiceros en la placa de metal y, también ayudaron a Meg a pintar un mapa en la pared.

Encontrar la manera de encajar tres niños en una habitación es un reto, pero queda demostrado que se puede conseguir. La reforma la llevarón a cabo durante 9 meses y el coste total asciendió a unos 250$.