La autonomía de un niño hay que crearla, a medida como van creciendo, necesitan organizarse su propio espacio, para ello, existen variadísimo mobiliario que le hará de su dormitorio una auténtica delicia.

Un ejemplo es el estilo camarote, pues es una habitación, pero que le brinda una gran imaginación, una forma de aprovechar mejor el espacio ellos mismos.

La forma y organización de este mobiliario es muy sencilla, una cama en alto a modo de litera y bajo el escritorio, la escalera la podemos colocar en el sitio más conveniente, es decir en el otro lado de la silla para que no le impida el paso.

El mueble del escritorio, incluye cajones, lejas para libros y ordenador que le permiten colocar todas sus herramientas de estudio.

Para los chicos más adolescentes, les es muy cómodo e ideal la mesa de estudio un poco más pequeña y en ese lugar un pequeño sofá para poder sentarse cómodamente a escuchar música, leer, etc., ya que es más práctico que subirse en la cama elevada.

Si necesita mayor organización, dependiendo de sus libros, en un lado a modo de pared, puede colocarse una estantería abierta a modo de biblioteca. Esto es muy funcional y aprovecha el espacio totalmente. En esta misma gama de organización, se puede sustituir esta librería por un armario, un espacio, que le permitirá guardar más ropa.

Esta clase de dormitorios, no necesitan muchos más complementos, pues en una simple medida, lo posee todo, es la característica de este mobiliario, el adaptarse al poco espacio, a modo de camarote en un barco.

También te puede interesar:  Vivir en un barco sin renunciar a las comodidades es posible

Fuente: arquitectura de casas