Es posible que al leer este titular hayas pensado en tu hijo y a continuación una frase parecida a esta: ¿En blanco? ¡Imposible! Es cierto que el blanco es un color muy sufrido puesto que si los niños no van con cuidado enseguida se ensucia con sus manos o pies…¿y qué decir de los niños altamente creativos que todo lo blanco es un lienzo en blanco?

Apostar por el blanco para un dormitorio infantil puede tener sus inconvenientes pero también muchas ventajas como por ejemplo la amplitud y la luminosidad que aporta a la estancia y los contrastes. ¿Quieres saber más para no pensar que es una locura?

El blanco no tiene por qué ser aburrido ni mucho menos, así que debes saber que aunque sea un color clásico puede dar mucho de sí y aportar mucho a un dormitorio infantil. Una dormitorio con paredes blancas y muebles blancos puede tener mucho color con los detalles creando constrastes. Por ejemplo una alfombra colorida, peluches en las estanterías con color y divertidos, vinilos decorativos con motivos naturales o animalitos en las paredes…juguetes que destaquen por su diseño y su color…¿te lo empiezas a imaginar?

habitacion en blanco

También puedes hacer composiciones de cuadros coloridos para que el ambiente se vea colorido en varias tonalidades. ¿Y si pones los cojines y las figuras también con formas divertidas y colores llamativos?  Estoy segura que a tus hijos les va a encantar y además el blanco les aportará paz y tranquilidad.

La organización y el orden también es importante por lo que no puedes olvidarte que la estancia tendrá que estar ordenada para que transmita buenas sensaciones con el blanco y el contraste de colores en los detalles marque estilo. Así que intenta no almacenar cosas innecesarias y a medida que vayan quedando juguetes sin usar es buena idea regalarlos a quienes lo necesitan.

También te puede interesar:  Decorar dormitorio verde y blanco

Fotografía: padres.facilisimo.com