Por qué me pregunto yo seguimos manteniendo las camas de matrimonio.

No os parece mucho más cómodo que cada uno tenga su espacio,  que cada uno duerma según sus manias y costumbres en lugar de dormir en función de como lo haga uno u otro.

Las camas de 1’35 m deja para cada uno de los cónyugues un espacio para dormir de 66’5 cm, si es de 1’50 m el espacio es de 75 cm que comparado con la cama más pequeña  que es de 80 cm  resulta tremendamente escaso en el primer caso y algo más olgado en el segundo.

Yo soy partidaria de los dormitorios de dos camas, pegaditas, eso sí, pero dos si son de 80 cm, el total de la cama son 1’60 m que solo son 10 cm más que en una cama de 1’50.

No veo que haya necesidad de modificar por ello los coceptos de decoración y podemos verlo en las habitaciones dobles de los hoteles donde no existen camas de matrimonio sino que con dos camas se cumplen las mismas funciones.

Veámoslo.

Más o menos simples, muy historiadas,  con uno o dos cabeceros , cualquier estilo es posible y ganamos en la fase de descanso.

Mury, un beso

También te puede interesar:  Imágenes que inspiran: una perfecta combinación de estilos