La ecología no consta solo de adornar con flores, frutas o macetas, cuando es aplicada realmente, trata de decorar con todo aquello que puede ser aprovechable, ideado con conceptos ecológicos como reducir la contaminación, la tala de árboles o el cambio climático.

En lo que corresponde a la iluminación, olvídate de los focos artificiales, la cuestión es ahorrar luz todo lo que se pueda. Si estamos en un lugar de trabajo, habrá que establecer un horario en el que se aproveche más la luz por el día. Si existe la posibilidad de ubicar el lugar de trabajo junto a las ventanas, sería un detalle ahorrador por completo, se aprovechará totalmente la luz natural.

La pintura de las paredes es muy importante, los tonos claros, sobre todo el blanco reduce el uso de materiales tóxicos por el motivo de evitar las mezclas de otros tonos, además si la pintura es lavable, mucho mejor, pues evitas con el tiempo más manos de pintura.

Los biombos para reciclar son parte muy importante, tanto en casa, como en el trabajo. Has de ubicar una zona de reciclaje con sus correspondientes colores para la separación de elementos o productos que se deben de tirar.

Hemos de tener en cuenta que un lugar de trabajo puede convertirse en un gran derrochador de energía. Ordenadores, aire acondicionado, iluminación, papel, calefacción… todo un gran potencial de derroche. Aportando nuestro granito de arena hacia este plan de ahorro, ubicando los elementos  en lugares adecuados, mesas con iluminación, reciclaje adecuado… conseguiremos reducir este consumo acelerado que sufre nuestro planeta y del que solamente somos nosotros los verdaderos culpables.

También te puede interesar:  Decoración de dormitorios infantiles en gris

Fuente: diario ecología