El apartamento de “Desayuno con diamantes”

Hay un cartel de cine que, quizás, sea el más popular en la decoración de interiores: Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes”. La elegancia de Holly Golightly y su peculiar personalidad marcó una época. Pero, ¿os acordáis del apartamento donde vivía con su gato? Pues bien, hoy, en una nuestra sección interiores de cine, os queremos enseñar el piso de Holly.

Pero, es también un pequeño engaño, y es que el cine no deja de ser una manifestación artística basada en el engaño del espectador. Del apartamento de esta película solo se aprovecharon los exteriores. Los interiores, como es muy habitual en el cine, se rodaron en el estudio, con lo que no se corresponden con la realidad. No obstante, este piso sigue siendo a día de hoy un lugar de peregrinaje para muchos aficionados al cine, que buscan fotografiarse junto a la puerta  de este apartamento de Manhattan.

Hace pocos meses, el piso salía a la venta, debido a las deudas de su propietario. Como vemos en las fotos de sus interiores se trata de un gran apartamento, bastante mayor que el que se nos mostraba en la película. Cuenta con dos alturas. En el piso inferior se puede apreciar una gran sala con tres preciosos ventanales que inundan de luz el interior. Y es que se trata de un apartamento donde la luz es uno de sus elementos principales. Sus suelos en madera contribuyen, también a darle un aire cálido.

Los tres dormitorios son espacios amplios en donde la decoración está sutilmente cuidada. Uno de ellos, actúa a modo de biblioteca y estudio, con dos estanterías para alojar los libros aprovechando sabiamente el espacio. En otro de los dormitorios, llama la atención la combinación de colores marrones de las alfombras y de los muebles.

También te puede interesar:  Decorar dormitorios infantiles con mariposas en paredes

Aunque, sin duda, lo más atractivo, sean, como dijimos, los magníficos ventanales que bañan con luz el interior de la mayor parte de dependencias de esta casa. ¿El precio de venta de este apartamento? Mejor, no os lo digo, no vaya a ser que os atragantéis con el desayuno… con diamantes.

Foto: Michael Weinstein/NYT.