Sí, suena redundante. Pero hoy os queremos hablar de la casa donde se rodó una de las mejores comedias de la historia del cine: ‘el Apartamento’ de Billy Wilder. La mayor parte de la película transcurre en la casa que su protagonista, Jack Lemmon tiene alquilada en Nueva York. Este apartamento es el lugar donde se suceden varios de los momentos más graciosos de esta obra maestra del séptimo arte.

Jack Lemmon es un resignado y solitario oficinista que, debido a sus deseos de medrar en la empresa a cualquier precio, decide ceder su apartamento a sus jefes para que lo utilicen como ‘nido de amor’ con sus amantes. El pobre Jack se ve obligado a abandonar la casa periódicamente y  vagar por la ciudad mientras sus jefes terminan con la cita del día.

Todo cambia cuando se enamora de la amante de uno de los peces gordos de la empresa, interpretada por Shirley MacLaine.

El apartamento donde se rueda la peli es el clásico espacio de los años 50. Aséptico, aburrido y no demasiado cuidado, el hogar de Jack es un poco como su dueño. La tele es el centro del salón, y mirándola pasa las noches comiendo platos precocinados mientras lamenta su triste vida.

Una de las escenas más famosas de esta comedia transcurre en la pequeña cocina del apartamento donde Jack, no muy dado a la cocina, escurre la pasta utilizando una raqueta de tenis.

Jack, no muestra ningún interés por la decoración de un hogar, que es un poco suyo y un poco de sus jefes. La llegada de Shirley, le hace cambiar su visión de la vida, y el final abierto deja a su protagonista la posibilidad de rehacer su vida en un ambiente menos impersonal. El apartamento de ‘El apartamento’ pasa a la historia no tanto por su diseño y decoración sino por acoger varias de las escenas más célebres del cine clásico norteamericano.

También te puede interesar:  El apartamento de “Al final de la escapada”