El blanco es un color que nos hace más fácil la decoración de nuestro hogar, podemos decir que es el color comodín ante la indecisión. Pero es mucho más que esto, hoy en día el blanco juega un papel muy importante en la decoración, sobre todo en la decoración minimalista. 

El blanco se lleva usando desde tiempos remotos, por ello es un color tradicional. Antes todas las paredes de las casas se pintaban con pintura blanca pero eso ya pasó de moda, ahora hay mucha más variedad e imaginación a al hora de pintar las paredes.  Hoy en día el blanco toma más protagonismo en los muebles o en elementos decorativos.

Fuente: baixmodulsdecoracion

Elegir el color blanco en los muebles del salón es una buena opción porque transmite limpieza y orden, quizás por ello, junto con el color negro, es el color estrella de la decoración minimalista. El color es muy importante en el mundo de la decoración, ya que es más poderoso de lo que crees, es capaz de transmitir sensaciones y cambiarnos nuestro estado de ánimo. El color blanco en la habitación también es una muy buena opción, ya que nos transmitirá una sensación de tranquilidad, y al igual que en el salón, de orden y limpieza. Además nos ayudará a conciliar más fácilmente el sueño.

Fuente: coronomejoratuvidacorona
Fuente: coronomejoratuvidacorona

No solo es perfecto para decorar el salón o nuestra habitación, también es ideal para amueblar nuestra cocina, en este lugar más que en ningún otro es importante la sensación de limpieza como os comentaba antes. Si nuestros muebles tienen como protagonista el color blanco, la elección de los elementos decorativos será más sencillo, ya que todo combina bien con el blanco ¡otra de las ventajas de este color!

También te puede interesar:  Sofás excesivamente exclusivos

Ya sabes, el color blanco es mucho más que un color comodín, es tendencia en decoración y los seguirá siendo por mucho tiempo.