No es la primera vez que enseñamos un “antes” y un “después” de una habitación. Lo cierto es que este tipo de cambios suelen ser bastante sorprendentes, ya que una mano de pintura, unos muebles nuevos y una disposición diferentes de los elementos pueden hacer que nos dé la sensación de estar en otro espacio totalmente diferente.

Es el caso, por ejemplo, de este cuarto de baño. Como ves en la foto del “antes”, se trata de un baño de estilo clásico, que queda un poco oscuro, en parte por el tono de la madera del mueble y en parte también por el color granate de la pared.

El cambio es enorme, la verdad. La pared, en pizarra, con detalles en blanco (una idea que me encanta, sinceramente) y el mueble, pequeño y también en color blanco, me gusta mucho. Ocupa poco espacio, por lo que la sensación de amplitud es mayor.

¿Qué te parece el cambio? ¡En este caso, realmente el baño parece otro!

Vía| Apartment Therapy

También te puede interesar:  Moon, original lámpara de Davide Groopi