Aquellos que tengáis niños sabéis lo complicado que puede ser a veces tenerles entretenidos en casa. O mejor sería decir que es difícil tenerles entretenidos con aquello que nosotros consideramos divertido. Podemos comprarle un juguete a todo lujo que el peque puede rechazarlo y ponerse a golpear con una cacerola en el suelo mientras nos mira con una enorme sonrisa.

Nosotros ya no somos niños y en ocasiones nos cuesta entender el modo que los peques tienen para pasárselo bien. La casa puede ser un lugar de juegos fascinante para los más pequeños de la casa. Hoy os proponemos un producto de Ikea. Los suecos también piensan en los niños y nos ofrecen esta mini carpa de circo para situarlo en algún rincón de la casa.

Con un diámetro de 100 cm y una altura de 120, está artículo es, visualmente, una explosión de colores para que nuestro niño se sienta rápidamente atraído por él. Su colocación es muy sencilla, como suele ser habitual en Ikea. Una vez dispuesta en un lugar de la casa, llega el momento en que el peque debe decidir si aquello le va o no.

Siendo optimistas esta mini carpa de circo puede ser un lugar ideal de juegos. Los circos suelen ser de gran atracción para los más pequeños y poder disfrutar de él en la propia casa puede ser muy divertido. El peque puede construir su propio microcosmos de juegos bajo la tela de la carpa, donde pasar ratos agradables.

También te puede interesar:  Especial niños (parte 1)

Por ello, se trata más bien de un espacio donde jugar, ‘una habitación dentro de una habitación’, como dice la propia publicidad de la firma sueca. Un rincón exclusivo del niño en la propia casa.

Y si el asunto no tiene éxito, y el peque sigue dando golpes con la cacerola, desmontarlo es lo más fácil del mundo…