Existen colores de la carta, considerados neutros, que combinan con los demás colores y decoraciones en general, como pueden ser el blanco, negro, tonos pasteles y tierras, etc. Vamos a quedarnos con el color negro, como uno considerado neutro a pesar de que simboliza la total falta de luz y color: la oscuridad.

He visto decoración en paredes con una de ellas pintada de negro, sin ningún adorno, ni mueble, solamente la pared, y me ha parecido que resaltaba la decoración que la rodeaba. Estaba como separando el ambiente, y daba la impresión visual de que ensanchaba el espacio. No es mala idea. Pero también lo he visto como fondo de objetos e imágenes colgadas y me ha encantado, dando una profundidad espectacular a la estancia.

Se puede conseguir un color negro con pintura plástica. El tono mate es lo que ahora mismo más gusta, pero el satinado resulta también muy bonito y es más lavable. A la hora de aplicarlo hay que tener en cuenta que, lógicamente, es el color que más ensucia, así que cubrid bien suelo y todo alrededor de la pared para no mancharlo. Os recomiendo una pintura monocapa, que es más densa y no gotea, al igual que un rodillo antigoteo con poco pelo para evitar las salpicaduras.

Otro material que ahora se utiliza mucho, es la pizarra negra. Es una piedra natural o artificial muy atractiva y altamente resistente. El mármol negro es espectacular. No tiene que ser un artículo exclusivo de suelos y cocinas. He visto mármol negro prácticamente en todo lo que tenga que ver con la decoración, tanto exterior como en el interior de los hogares. Otros materiales más modernos para la decoración en negro son la piel natural o sintética, los paneles de PVC y otros plásticos, papel, etc. Hay mucha variedad de materiales, todo depende del lujo que queráis para la decoración en general de vuestra casa.

También te puede interesar:  Colores a evitar en un dormitorio infantil