El comedor, uno de los centros neurálgicos en la decoración de una vivienda

El comedor es de los espacios más importantes de una vivienda. Ya sea grande o pequeños, simple o decorado, es un punto neurálgico del hogar, porque es el lugar a través del cual se reúne la familia para comer y pasar tiempo en familia.

Las reuniones más especiales siempre tienen lugar alrededor de una mesa comedor. En la naturaleza humana, la actividad social por excelencia es el comer, de modo que cualquier vivienda que se honre denominar así debe tener su propio espacio para esta actividad.

La primera meta a conseguir por un comedor es que sea funcional. Esto nos lleva a la continua duda de si el comedor debe aparecer junto a la cocina, en el salón, o bien ser una estancia independiente.

Sea cual sea la disposición en la vivienda, cocina comedor, salón comedor, comedor independiente o bien todo integrado, es importante que el comedor tenga su propio seña de identidad, de modo que aunque sea un espacio compartido, existan aspectos visuales que ayuden a determinar que esa zona determinada de la vivienda es el comedor.

¿Cómo distribuir el comedor en la vivienda?

En el comedor pasamos más tiempo del que creemos. Si bien existen otras zonas auxiliares en la vivienda donde tomar aperitivos, desayunos o cenas ligeras, los comedores son también una estancia funcional que se puede utilizar para entretenimiento (juegos de mesa), trabajo, estudio… Esto obliga a sacarle el máximo partido posible para que sea una zona de relevancia en la vivienda.

También te puede interesar:  Ideas para decorar salones pequeños

En Muebles Monen son distribuidores MisuraEmme y ofrecen mesas de comedor modernas. MisuraEmme es una destacada firma italiana referente en el mercado internacional que trabaja desde hace años pensando en la calidad y en el diseño en todos sus productos.

También en Mueble Monen trabajan desde hace años con Cattelan Italia. Son distribuidores Cattelan Italia, una firma especializada en comedores modernos. Muebles Monen lleva décadas incorporando a los hogares españoles mobiliario de alta gama y manteniendo una filosofía de trato completamente personalizado, para ofrecer a sus clientes los productos que mejor se adaptan a sus necesidades.

En caso de que el comedor forme parte de otras estancia, aunque sea diferente visualmente y todos sepan que esa zona de la vivienda es el comedor, es interesante que las diferentes estancias sean compatibles entre sí, de modo que si, por ejemplo, comparten el color de la pintura, existan elemento que delimiten ambas zonas: alfombras, el tipo de suelo o cualquier otro elemento que no debe suponer una gran inversión económica.

La mesa de comedor, el elemento central

En el comedor, el mueble principal es la mesa. Y tiene lógica, pues organizar comidas y no tener un lugar donde colocar todas las viandas y sentarse a comer resulta incómodo y antiestético.

En este sentido, lo ideal es que la mesa ocupe el centro de la estancia, pero sin pasar por alto que esto no debe impedir la movilidad y la posibilidad de que todos los comensales tomen asiento de manera cómoda.

Hasta el comedor se ha de poder salir y entrar a menudo para traer y sacar platos, sin que sillas ni comensales estorben. Esto obliga a destinar un espacio suficiente a esta estancia. Esta idea es la que lleva a muchas familias a optar por mobiliario a medida.

También te puede interesar:  LG Combi: un frigorífico de diseño muy innovador

En Muebles Monen son especialistas en Muebles de Comedor, es una firma con 50 años de experiencia en muebles de comedor en Madrid, y trabajan desde hace décadas con firmas nacionales e internacionales especializadas en muebles de comedor de estilo moderno y contemporáneo.

Esta experiencia es la que le permite ser una empresa líder en la Fabricación de Muebles a Medida, con acabados premium y materiales de alta calidad. Su prestigio le ha llevado a contar con profesionales especializados en la fabricación de muebles exclusivos de alto nivel.

Si una vez resueltos los problemas a la hora de colocar la mesa, el tamaño no es un inconveniente, cabe la pregunta de: ¿mesa redonda, cuadrada o rectangular? Responderla va en función de los gustos de cada persona y el uso que se le vaya a dar.

Si es una mesa destinada a grandes celebraciones, lo mejor es una mesa cuadrada o rectangular de gran tamaño, pero la elegancia de una mesa redonda de comedor, para grupos pequeños, está fuera de toda duda. Si el estilo escogido para la decoración apuesta por lo rústico, una mesa redonda de tamaño mediano es una buena opción.

La decoración en el comedor, más allá de una buena mesa

En el comedor no basta con la mesa, las sillas que la acompañan son también fundamentales. Aunque sean sillas pesadas y clásicas, conviene que en su elección prime la funcionalidad y la capacidad de desplazarlas, así como la comodidad.

Existen diseños para todos los gustos pero no podemos olvidar que deben responder a la estética general de toda la estancia. En cuanto a mobiliario, mesa y sillas son los elementos imprescindibles, pero si hay espacio suficiente, colocar estantes, un armario o una vitrina para guardar la vajilla y tenerlo todo a mano es de gran ayuda, para así no tener que estar levantándose de manera constante.

También te puede interesar:  Decorativa y funcional isla de cocina

La iluminación, que no falte

Un último aspecto importante en la decoración de un comedor es la iluminación. La cantidad de luz que llega al comedor determina en gran medida su capacidad de ser acogedor. En el comedor nunca puede faltar la luz, y a ser posible, luz natural, pero sin que esto impida la iluminación artificial. La zona del comedor es aconsejable no recargarla de elementos decorativos, optar por la idea del menos es más.

La iluminación artificial se hace necesaria en aquellas horas del día cuando la luz no llega, en la caída de la tarde y durante la noche. Esto obliga a situar el comedor en una zona bien iluminada de la vivienda y, a la hora de elegir tonos para la iluminación artificial, los que se generan con el impacto de la luz, optar preferiblemente por colores claros, tenues o pastel, que encajan con cualquier estado de ánimo y potencian la sensación de que la estancia es acogedora y relajante.