Algunos afortunados trabajan desde casa, y algunos desafortunados, cuando vuelven a casa, tienen que seguir trabajando… por tanto, ¿por qué no hacerlo más agradable trasladando la oficina al jardín?

Si disponemos de espacio suficiente en el jardín, podemos instalar una pequeña cabaña de madera, a ser posible con ventanas grandes que permitan el paso de la luz natural e incluso permanecer abiertas durante los meses de buen tiempo y así permitir un entorno de trabajo más agradable. Para aquellos que ya tengan una cabaña de madera en casa y la utilicen en pocas ocasiones, pueden reconvertirla en un despacho o trasladar el despacho que ya tengan instalado en casa, si fuese fácil de trasladar.

__office__in_a_kit.jpg

En caso de seguir nuestra sugerencia, os recomendamos una decoración sencilla y de fácil instalación y recogida, pues en caso de querer dedicar la cabaña a otro uso o de no querer continuar trabajando desde el jardín, si evitamos instalar estanterías aparatosas y estructuras complejas, el tránsito se hará mucho más llevadero.

  • Pingback: El despacho en el jardín()

  • RUTH D. RIVERA

    Por favor me intereza mucho el precio de estas pequenas casas, “el despacho en el jardin”. Les escribo desde Puerto Rico. Gracias, Ruth.

  • Paloma

    Me interesaria saper el precio de estas casas- despachos prefabricados asi Como los diversos modello existentes y su precio. Gracias