A la hora de decorar habitaciones infantiles, el uso del color puede ayudarnos a estimular tanto la imaginación y la creatividad del pequeño, como mejorar su descanso y, aprovechando, hacer que generemos una gran sensación de amplitud. Ten en cuenta que la habitación será el lugar de juego, descanso y estudio de los niños durante muchos años, por lo que debemos convertirlo en un entorno lo más agradable posible.

El empleo del color en las habitaciones infantiles

Las cenefas infantiles, por ejemplo, en combinación con los murales personalizados y los papeles pintados con motivos infantiles ayudan a “vestir” la habitación de los más pequeños de la casa a la vez que fomentamos el desarrollo de su imaginación y creatividad.

En este caso, el empleo de las cenefas infantiles nos ayuda a pintar la habitación dividiendo las paredes horizontalmente. En primer lugar, para adaptarnos a la altura del pequeño y, en segundo lugar, porque la combinación de dos colores en altura, empleando las cenefas como “frontera” tonal, nos ayuda a que la habitación tenga profundidad y, asimismo, parezca más grande de lo que es. Es recomendable que el color que se sitúe a la altura del niño, es decir, debajo de la cenefa sea de color gris claro o marengo, más “sufrido” y resistente a las manchas.

Queremos recalcar este último aspecto para que comprendas la importancia de que en la pared se enmarque una amplia zona vista o encajada a modo de pizarra para que los pequeños centren sus esfuerzos “creativos” en ella y dejen a buen recaudo el resto de la habitación.

También te puede interesar:  Especial dormitorios (parte 2)

De acuerdo con la psicología del color, los blancos y azules claros son los colores más adecuados para la estabilidad y la tranquilidad, por lo que son ideales para que los utilices en el techo y la zona del cabecero de la cama, de cara a que tu hijo o tu hija se relajen y descansen tranquilamente.

Para el resto de las paredes puede ser una buena opción optar por los colores crema o los amarillos claros, además del blanco, ya que sugieren creatividad, dinamismo y alegría. Además, combinados (especialmente el blanco) con una iluminación inteligentemente usada pueden ayudarnos a crear una mayor sensación de espacio en la estancia.

En este caso, lo mejor es que te dejes guiar por empresas especializadas y profesionales que puedan desarrollar trabajos personalizados al gusto del cliente. Ten en cuenta que corregir un trabajo de pintura, colocación de cenefas infantiles y decoración mal hecho puede ser más trabajoso (y costoso) que empezar de cero.