El estilo loft está muy de tendencia. Su origen ha sido al convertir locales industriales en viviendas.

Por lo tanto, la decoración de esto espacios, se convierte en acoplar grandes superficies y convertirlas en lugares acogedores.

Para quien le agrada el estilo recto y ordenado es ideal, tiende mucho a la iluminación y la apertura de espacios. La luz, sobre todo, es lo más importante, esta proviene del exterior, de forma natural, se  funde con los interiores de una forma libre. Logra un efecto de fusión con el ambiente de todo el hogar.

Las estructuras originales en las que se ubica la casa, siempre se han de mantener y estar a la vista.

Una característica de la distribución, es que las zonas más reservadas están muy separadas entre sí, para formar un ambiente más íntimo, al contrario que las comunes, las cuales están totalmente comunicadas unas con otras.

Normalmente, los lofts, se componen de dos plantas unidas, comunicadas por una escalera o rampa muy a la vista, es como una especie de buhardilla. Su origen fue en los años 50 en Nueva York, en una época en la que la industria estaba en su más alto resurgimiento. Este estilo se instauró en los barrios neoyorkinos, pero pronto pasó al olvido, pero posteriormente, en los 70, los artistas comenzaron a buscar espacios económicos y comenzaron a instalarse en estos espacios que estaban inutilizables. Les servían de vivienda y lugar de trabajo a la vez, además de la ventaja de la buena iluminación que les venía fantástica. Con el tiempo, estas viviendas, comenzaron a ser solicitadas, hasta tal punto, que se fueron convirtiendo en galerías de arte y restaurantes. Actualmente están tan solicitados que se han convertido en todo un lujo.

También te puede interesar:  Botelleros de diseño