El estudio de las sensaciones: paso previo al empleo del color

0
46

Combinaciones de color

El paso previo a la compra de la pintura, tela o papel pintado, consiste en imaginarnos la gama cromática a emplear, acomodándola a nuestro ojo y sensibilidad.

Resulta complicado calcular la cantidad de pintura a utilizar; a parte del espacio, juega un papel muy importante nuestra sensibilidad. Por ello, nos ayudará pintar un cuadrado grande del color base (60%) y otros cuadrados más pequeños de los complementarios, para ir reduciéndolos, hasta conseguir definir cada color en la composición general. Es decir, que cada parte de ellos, formen un todo en el conjunto de la composición. Así, decidiremos para qué utilizamos el color resultante: un mueble, un cojín o, para pintar la pared.

Una recomendación: aunque los colores se observan mejor por la mañana; deberemos de visualizarlos también por la noche. Experimentando con ellos, para saber qué sensaciones nos causan en cada instante o momento del día. De esta manera, optaremos por uno u otro color, con mayor facilidad, según el elemento a decorar (un libro que hace referencia a este aspecto es “El color en la decoración”).

Estableceremos unos pasos. Es decir, primero pintaremos las superficies de mayor tamaño, para comprobar cómo y en qué cantidad nos estimula ese chorro de color. Por ejemplo, lo que en apariencia parece un suave y triste gris dentro de la gama cromática, se esfuma en una habitación grande, percibiéndose como un blanco mortecino. Si esta práctica no nos convence, repitamos con otra de las tonalidades preseleccionadas.

Por otra parte, si queremos modernizar la gama cromática cada temporada, encontraremos la solución en los muebles auxiliares. Es decir, mantendremos el color base e iremos añadiendo complementos en la decoración (desde un reducido mueble hasta un cojín o tapicería) con los tonos complementarios.

Una observación: si queremos provocar un ambiente más abrumador, utilizaremos los tonos más oscuros; empleando los claros para proporcionar frescura y movilidad al espacio.

Dejar respuesta