La pana, también conocida por su nombre original: corderoy, es un tejido de algodón, atractivo al tacto y que por sus características resulta ideal para el tráfico pesado: conserva sus colores bajo la incidencia de la luz natural, resiste líquidos, se mancha poco y es fácil de limpiar.


Esto se debe al trenzado de sus hilos, que forman canales entre gruesos hilados, un relieve que evita el desgaste
y la rotura, además de que sirve como una defensa contra vertidos y líquidos, que no llegan a la base de la tela ni penetran a su interior.


Por ello, si quieres muebles que te ofrezca la mayor calidad-precio,
una longeva vida útil, y un estilo que no se desvanezca ante el embate de los más pequeños y esos inevitables descuidos, elige los tapizados en pana. La mejor alternativa para un salón familiar, con un regusto clásico.

También te puede interesar:  Estereovisión: la mesa 3D