Los ingleses son famosos por su elegancia, por la finura que aplican a su modo de vestir, a sus ademanes y, también, a su humor. ¿Has pensando en darle un toque inglés a tu hogar? Hoy os traemos un dormitorio con sabor británico que os puede servir de ejemplo para vuestra decoración de interiores.

La elegancia se aprecia en los pequeños detalles. Tanto en la moda como en la decoración del hogar. No se trata de que todos los elementos de la casa sean de una elegancia suprema, si no de que con unos detalles cuidados el ambiente del conjunto se torne distinguido. ¿Qué es lo que llama la atención de este dormitorio?

Para empezar, ese maravilloso baúl a los pies de la cama da un toque rústico y agradable. Además de cumplir una buena función por su amplio espacio para guardar lo que se nos antoje, la madera de este baúl transmitirá una notable calidez al dormitorio. Vale, no son muebles baratos pero un pequeño esfuerzo en este aspecto vale la pena.

Fijaos también en el diseño unitario que tienen los cojines y las cortinas otorgando armonía en la decoración. Se trata de una trama decorativa floral sencilla y sutil que combina bien con el resto del espacio.  ¿Y la lámpara de techo? Bonita, ¿verdad? Con un contraste de blanco y negro llamativo que no pasa desapercibido sin romper con el diseño del conjunto.

Elegantes son, así mismo, las molduras de las paredes y la biblioteca integrada al fondo donde podremos colocar nuestras colecciones.

También te puede interesar:  Lámpara ganadora

Se trata además de un dormitorio con una gran iluminación natural gracias a sus espléndidos ventanales. Y por último, tenemos unos cuadros con grabados históricos que son otro detalle más de elegancia. ¿Tal vez sea la reina Victoria? No lo sabemos, pero lo que está claro es que este distinguido dormitorio es un espacio with an English touch.