El papel pintado ofrece grandes posibilidades decorativas para un hogar, ya que se presenta en diferentes colores, texturas y estilos. Lo importante para su elección, en este caso, es tener muy claro qué clase de casa tenemos o queremos tener. Hoy te vamos a dar una serie de ideas, consejos y sugerencias para la elección de tus opciones, de acuerdo con tus objetivos.

Trucos para elegir el mejor papel pintado

Diferentes tipos de papel pintado

Lo primero que tienes que considerar es que hay diferentes opciones de papeles pintados en cuanto a sus materiales lo que, en definitiva, determina la manera de aplicarlos. Los más comunes son:

Papel vinílico, con una capa plástica superpuesta a la de papel, lo que garantiza su perfecta protección frente a la humedad y, además, hace que sean más sencillos de limpiar. Ideal para habitaciones en las que se produzcan altos niveles de condensación (baños o cocinas) y también para decorar habitaciones infantiles. Se coloca sobre la pared encolando el papel.

Papel pintado, clásico, compuesto de una única capa de papel y que se encola para colocarlo en la pared. Esta opción, al contrario que la anterior, es menos ‘invulnerable’, por lo que es aconsejable emplearla para habitaciones con un menor uso, ya que también es menos sencillo de limpiar.

Papel con base textil. Opción elegante, pero más compleja de limpiar y colocar en la habitación.

Existen otras posibilidades en el mercado, como el papel autoadhesivo, que no requiere cola para superponerse en la pared, o el tejido no tejido.

Juega con el color

El color que escojas en tu papel pintado te ayuda a conseguir los efectos que quieras en la habitación. Por ejemplo, ¿quieres que la estancia parezca más grande? En este caso, conviene que uses colores claros y estampados lisos. Si, por el contrario, buscas una habitación más íntima, cálida y recogida apuesta por colores más oscuros y estampados sencillos.

También te puede interesar:  Papeles para soñar despierto

Recuerda que los papeles pintados decorativos te permiten hacer frente a defectos e irregularidades en las paredes que, mediante otros métodos, son muy complejos de corregir. Es una opción higiénica y que, además, proporciona grandes posibilidades en cuanto a texturas y colores. El único límite, como ves, está en tus gustos e imaginación.