Cuando estamos buscando una nueva vivienda, son muchas las dudas que nos supone la ilusión de una nueva casa que nos dará la comodidad y sencillez para esta nueva vida. Esta ha de tener nuestra personalidad propia, reflejada en todos sus rincones.

Antes de elegir el nuevo hogar, asimila y observa el ambiente en donde se sitúa, ten en cuenta el barrio, vecindario, lugares cercanos… aunque no lo parezca, influye mucho en la decoración, pues tiene que está acorde al ambiente. El clima es igualmente importante para el tipo de casa a decorar, las hay muy típicas de la región y que siguen sus costumbres. Intensidad de temperaturas, humedad, ventilación… factores muy importantes para tener en cuenta.

La lejanía de los lugares también influyen, no es lo mismo una casa aislada que en comunidad.

Antes de mudarte y hacer una planificación, consulta los precios adecuados a tu economía. Accesorios, muebles, tapicería… adáptala lo mejor que puedas a tu estilo de vida.

El buen acceso a la casa, hace que su llegada de una buena impresión, si tiene pequeñas escaleras antes de llegar a la puerta, si hay que abrir las puertas de un jardín o simplemente es llegar y tocar el timbre, depende mucho de la decoración para el impacto visual de llegada para los invitados y visitas. Intenta no ser austero, pues la buena acogida y la bienvenida que da tu hogar antes de que tú salgas, es muy importante para la idea que se harán de ti.

También te puede interesar:  AquaClimb: un complemento original para tu hogar

Fuente: tu hipoteca