Empapelar una pared da siempre un toque sofisticado a nuestro salón o a las habitaciones. El salón es la pieza de la casa donde cuidamos más nuestra decoración, ya que las visitas acaban acomodados en los estupendos sofás. Mostrar frente a ellos un estampado original, o un color agradable a la vista, siempre causará una grata impresión. En cambio un salón monótono, dice de los dueños de la casa eso mismo: monotonía.

Para darle ese toque distinto a nuestro salón, podemos empapelar esa pared frente a los sofás, pero sólo esa, ya que recomiendo no sobrecargar demasiado, adornar en exceso da también una leve impresión de inseguridad. Para el resto del salón seguro que con una buena elección de colores en las paredes, bellos cortinajes (estores) y carteles acertados, nos quedará un salón moderno y agradable a la vista.

Para empapelar debemos recordar lo más importante: necesitamos medir la pared para comprar los rollos suficientes. Si tenemos una pared de 10 m2, iremos a la tienda con esa cierta información, ya que lo lógico es que el vendedor nos pregunte por el caché. El caché es el dibujo que debe cuadrar en cada tirada de papel que vayamos a pegar. Si es por ejemplo un papel con líneas iguales, el caché es mínimo y cuadrará una tira con la siguiente sin gran dificultad. Pero si existen muchos dibujos y son difíciles de cuadrar, el papel tendrá un caché muy alto y necesitaremos comprar más rollos. Si encargamos el papel por la Web, debemos tener eso en cuenta, preguntar por el caché para saber en 10 m2 cuántos rollos necesitaremos. Con un caché casi nulo, para10 metros con 2 rollos de 5X1 nos viene justo, pero si tiene algo de caché tendremos que adquirir a la fuerza un tercer rollo.

También te puede interesar:  El lenguaje de los colores en nuestras paredes

Las herramientas que necesitaremos son una cubeta para mezclar la cola en polvo con agua, una brocha grande, un tablero de madera donde cortar el papel, cúter, tijeras, un nivel para trazar y cortar recto el papel. Si el papel es vinílico, mejor usar ya preparados de cola especial para este tipo de papel. Un truco muy útil por si nos falta práctica en las juntas entre tira y tira pegada, es antes de pegar las tiras, pintar con un pincel del mismo color del papel el lugar donde vayan a unirse las tiras, así si se abren las juntas un poco al secarse, con ese fondo del mismo color no se notan. Se empapa con cola la pared, bien lleno de cola el papel y a pegar. Con un trapo seco se alisa y se coloca, en el caso de que se corra un poco, y listo. Esperamos unas horas a que seque y con las tijeras y cúter retiramos los flecos e imperfecciones. Precioso.

 

Toni Ferrando.